Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de agosto, 2015

Ya estamos en imprenta

Como ya comenté, esta bitácora se hace multimedia y tendrá una versión en papel. Hemos seleccionado algo más de 300 cuentos y muchos de ellos han sido retocados, alguno incluso no lo conocería ni el padre que lo parió (que fui yo). Y es que, cuando uno relee cosas que escribió hace tiempo, se da cuenta que hoy diría las cosas de otra manera. O que incluso las titularía de otra forma.
¿Qué cuentos no están? Eso es fácil, los que no son de este autor (que alguno hay), los que no considero con una calidad mínima y, directamente, los que me dan vergüenza ajena.
Bueno, en cualquier caso, mi editor acaba de anunciar en su web esta criatura conjunta. Espero que recupere la inversión y que los compradores no se sientan defraudados.

La huída de Blancanieves

Los ademanes gentiles y la amabilidad pastosa no lograron engañarla. Se había criado con ella y sabía de lo que era capaz. Imaginó la ponzoña dentro de aquel presente envenenado y, sin embargo, mordió la manzana. Simplemente estaba harta de hacer de sirvienta de siete hombres que tan solo generaban trabajo y apenas agradecían sus desvelos. Quería poner fin a esa cárcel de barrotes invisibles que era su existencia. Su valor no daba para marchar a la aventura, aunque sí era suficiente para terminar con todo de una vez y de un bocado. De todas formas, para el resto del mundo ella ya estaba muerta.

Un sonido acuoso

La jabalina atravesó su cuerpo con un sonido acuoso, y él supo que debía proteger la cabeza con el escudo. Pero los brazos ya no tenían fuerzas y el golpe del aqueo con la espada ni siquiera lo sintió. Desde las murallas, Príamo vio morir a su hijo y supo que la ciudad estaba perdida. Porque a él, su rey, desde ese mismo instante, lo único que le importaba eran la venganza y enterrar a su primogénito. Estaba dispuesto a rogar ante sus enemigos para recuperar el cadáver, y a ofrecer la ciudad y las vidas de sus habitantes a los dioses a cambio de que él o alguno de su sangre matara a Aquiles el inmortal.