Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de agosto, 2012

A primera vista

Sintió que le miraban y se dio la vuelta. Unos ojos verdes, como el verde de los mares de película, se cruzaron con los suyos. Y de pronto pensó que era posible el amor a primera vista. Que no le costaba nada imaginarse recibiendo la mañana cada día sumergido en las aguas de aquella mirada. Le sonrió e inclinó la cabeza, queriendo decir "hola, yo también me he fijado en ti".
Sin embargo, ella no hizo ningún gesto de respuesta, ni siquiera apartó la mirada de forma airada. Sus ojos seguían fijos en un punto más allá de él, un punto de fuga en el que se movía otro hombre. Y pensó que era una estupidez creer en los amores a primera vista y en los ojos verdes como el verde de los mares de película.

El hombre seguro

Mirada al frente, mandíbula encajada, apretando los dientes. La voz, la voz tiene que sonar segura y grave. No dejar de mirarle a los ojos, que no vea una sola duda, porque se quién soy, se lo que valgo. La espalda derecha en el asiento, el lenguaje corporal no puede contradecir al oral. Estoy asegurando, me inclino hacia delante, sólo un poco, es seguridad, no intimidación.
Las palabras van saliendo de la otra boca, dicen cosas esperadas, dicen cosas buenas del hombre seguro. Pero, siempre hay un pero, y esta vez no es distinta.
Ha vuelto a pasar, primero fue la entrevista de trabajo y ahora, mucho peor, la otra boca se ha deshecho en halagos para rechazar su petición de mano.
El hombre seguro se queda en el local y vuelve a casa el hombre que llora.

Una noche con dos lunas

La extrañeza se inició con dos lunas sobre el horizonte. Al principio pensé que era un efecto óptico, pero cuando me di cuenta de que ambas lunas seguían el mismo trayecto sobre la línea de tierra, me preocupé. Podía ser un meteorito coincidente, o el reflejo de una nueva estrella, tal vez una supernova. Incluso pensé que me había trasladado al mundo paralelo de1Q89. Pero los policías vestían el uniforme correcto. Nada explicaba aquello y nada explicó luego como desapareció tras 28 días.
A los pocos días, Los telediarios ya no hablan del asunto, y es una pena, porque rara vez la realidad se pliega sobre sí misma sólo para dar la razón a un escritor.