Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de mayo, 2014

Mario y la Providencia

Volver atrás es imposible. Algunas veces. Otras, la Providencia, la Suerte o cualquier otra diosa pagana te guiña un ojo y te permite volver a tirar los dados. No me refiero a nada parecido a lo de El día de la marmota, ni a viajes en el espacio-tiempo. Simplemente sería una concatenación de circunstancias que te vuelven a poner en disposición de tomar decisiones distintas y rehacer tu pasado.
Ahora mismo me está pasando. Como hace diez años, otra vez, la vida de Mario está en mis manos. Lo más probable es que, a pesar de corregir mi error, termine de nuevo en el mismo lugar. Aunque esta vez será por un asesinato como dios manda, y no por un mero homicidio frustrado.

Un eterno deseo de venganza

No le prestó atención. Pasó por su lado sin mirarle, sin ni siquiera decirle algo. Porque para cualquiera que observara la escena, era obvio que sabía que está a allí. El charco de sangre se había extendido por todo el suelo y sus lamentos se mezclaban con el ruído que subía de la calle. En aquel terrado sólo estaban los dos. Pero él sólo podía mirar hacia el cielo. Se acercó al borde del terrado y abrió los brazos.Antes de saltar, cerró los ojos y rememoró el día de su caída, la expulsión injusta del paraiso y el enorme y creciente deseo de volver a volar. Se alzó sobre la ciudad, ascendiendo en lentos círculos, cada vez más abiertos, perdiendo poco a poco de vista la imagen de Gabriel empapando el suelo con la sangre de su espalda y pensando en la manera de vengar una eternidad de destierro.