Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de mayo, 2013

El reflejo equivocado

Miraba la cara del espejo entre extrañado y divertido. No reconocía esas arrugas alrededor de la boca y los ojos. Tampoco le sonaban las enormes bolsas bajo los ojos, ni la desproporcionada nariz. Sólo le eran ligeramente familiar el brillo de los ojos, que parecían oasis de juventud olvidados en medio de aquella cara y la sonrisa pícara que se dibujó en su rostro cuando pensó: ese reflejo está equivocado.

Consumidos

Comencé lamiendo sus blancos pies. Rápidamente subí por sus muslos y abrasé el bello de su pubis con mi lengua ardiente. Ella se retorcía con cada contacto y gritaba, cada vez de forma más ruidosa. A pesar de sus convulsiones, continue hacia sus pechos y los deshice entre mis dedos de fuego. Entonces dejó de moverse. Y, cuando ya no quedaban más que cenizas de ella, yo me extinguí.

Amor por accidente

Él y ella se conocieron gracias al destino. El él de ella y la ella de él crearon un nuevo binomio, buscaron una excusa al uso y cogieron un avión rumbo al paraíso. Pero el destino quiso que el avión cayese sobre el profundo océano.El destino quiso que se conocieron en los pasillos del aeropuerto, rondando por las instalaciones rogando información a cualquiera que tuviera una placa de identificación colgada del cuello, y recibiendo juntos la peor noticia, y comprendiendo a la vez la traición.Luego descubrieron que vivían relativamente cerca el uno del otro. Y que no habían tenido hijos por la insistencia de sus parejas. O que ambos habían heredado sendos perros que acudían al mismo veterinario. Ellos fueron la excusa para una primera cita, que se hizo costumbre: el paseo del domingo por la mañana para comprar la prensa y el desayuno en el kiosco de los churro, justo a la salida del parque. Puede que fuera la soledad y no el destino la que les empujó a vivir juntos, pero seguro que fue …