Ir al contenido principal

Que paren el mundo que me quiero bajar

"Que paren el mundo que me quiero bajar" ¿A quién se le ocurriría semejante memez? Bajarse del mundo es claudicar, rendirse, abdicar de la posibilidad de cambiarlo. Abandonar el mundo es de cobardes, de pasajeros medrosos que le temen al cambio.
Yo quiero quedarme en este mundo, quiero poder navegar sobre una tabla de deseos y planear por entre mis sueños eligiendo al azar una nube para reposar. Yo quiero cambiar esas cosas que no me gustan del mundo, por mucho que parezca imposible que simples hormiga como tú o yo tenga la más mínima posibilidad de hacerlo.
Quiero que el mundo siga dando vueltas y quiero poder seguir encima mientras lo hace. Y tú deberías hacer igual. Hazme caso: no saltes.

Comentarios

Irilien ha dicho que…
K bueno, k inspirador y k poético:), estoy de acuerdo contigo,creer posible algo es hacerlo cierto, la fe es una fuerza creadora k nos impulsa, es la semilla k podemos hacer germinar...es genial te tengas fe en ti mismo y en tus sueños.Y es cierto...¿pork bajarse? si se te hace pekeño este mundo el de la imaginación es mucho mas grande y ni un ejército puede detener la fuerza de una idea cuando llega a tiempo.Hay una cita de Miguel Angel Buonarotti k me encanta, la he recordado por lo de las hormigas..."la perfección no es cosa pekña, pero está hecha de pekeñas cosas".
Vivir en la Tierra es caro a muchos niveles...pero incluye un viaje alrededor del sol cada año :D
Cuando era pekeña kería subir a una nube como Heidi, pero ahora kiero reposar en una como Sayonara XD. Un saludín.
Guillermo Mirón ha dicho que…
La verdad es que yo tampoco le he encontrado nunca mucho sentido a esa frase... buena crítica a ella, jeje. Con vuestro tu permiso te linkeo el blog..

Un saludo.


www.elsureste.blogspot.com
Anónimo ha dicho que…
Creo q no habeis entendido el concepto "bajarse del mundo" ni de lejos. Para ver algo y valorarlo objetivamente es necesario verlo desde fuera, entonces es cuando entiendes su verdadero estado y puedes cambiarlo.
Tú, por lo q escribes, parece q si tienes cierta conciencia sobre el problemon q se avecina pero hasta q no te bajes de la burra manipuladora solo te limitaras a eso, a escribir pseudopoesia que evoca un cambio ficticio, no real, porque en realidad no entiendes q ocurre en el mundo y por qué hay joyas humanas q prefieren volver a una vida mas real en el campo.
Salte primero del engaño, miralo a la cara, comprendelo y luego podras optar a hacer un trabajo de cambio digno.
Antes de criticar no esta de mas pensar un poquito y ser mas consecuente al escribir algo q puede leer mucha gente.
Para q te hagas una idea, este blog me ha aparecido entre las primeras paginas buscando el documental "bajarse del mundo".
Pensar es gratis majo y escribir chorradas debería costar una fortuna.
Sayonara ha dicho que…
Amiguit@, esto es una bitácora de cuentos: CUENTOS. No pretende cambiar el mundo, ni reflexionar sobre el futuro. Es un ejercicio literario que seguramente será malo, pero eso se arregla con no leerlo.
Por otro lado, me temo que no te has enterado de que va este cuento. Va de impedir que alguien "salte" (de un puente, de una azotea, etc.), de evitar que alguien se suicide.
Anónimo ha dicho que…
A ver, la frase es de Mafalda... un personaje que creo entiende el mundo con mucha más claridad que tú... con más ironía y sarcasmo en su meñique, que tú en toda una existencia de pensamientos obvios, moralistas y simplistas. "Perdónalo, Quino... NO SABE LO QUE ESCRIBE".
Sayonara ha dicho que…
¿Quino? Y yo que siempre pensé que la cita era de Groucho Marx.
Claro, que lo mismo Groucho leía Mafalda. Todo es posible en un mundo poroso como éste.

Entradas populares de este blog

El niño y el recuerdo

El recuerdo botaba en el umbral del patio. El niño se acercó a él con decisión y de una patada lo embarcó en el terrado. Allí quedó olvidado por veintitrés años, hasta que un viento de Levante especialmente intenso lo volvió a traer al suelo. Y el niño, ya hombre, sintió de golpe una laceración en el alma. Quiso volver a olvidar, pero fue imposible porque ninguna patada lograba ya que aquel recuerdo abandonase el patio de su memoria.

20x20x20

Entras en la sala a oscuras. El proyector dispara su haz cegador contra una pantalla blanca en la pared continua a la puerta. No puedes verles, pero sabes que todos te están mirando. Lanzas tu presentación a la pantalla y comienzas el discurso. El diagnóstico es sencillo, pero seguro que has descolocado a alguien con el tema de los nuevos perfiles de clientes. Las diapositivas van cambiando solas: te ha costado ensayar durante todo el fin de semana, pero das por seguro que ha merecido la pena. Imaginas sus caras sorprendidas, incluso alguna un poco fastidiada. Llegas a las conclusiones y preguntas: “¿alguna pregunta?”. Nadie responde; como siempre. Luego llegará un correo de algún valiente que se atreverá a puntualizar algo. Una chorrada menor, seguro. Hoy te has lucido, has cumplido la regla de los 3x20 a rajatabla: 20 minutos, 20 diapositivas y no más de 20 palabras por diapo. Apagas el proyector y buscas a tientas el interruptor de la luz. Entonces te percatas. no hay nadie, y en l…

Soñar con la Atlantida

Toda su vida había sido una espiral de sucesos que se alejaban para luego acercarse al tema central de su Universo: la Atlántida. Desde que escuchó el primer cuento sobre ella, narrado por su abuelo, supo que irremediablemente estaba atrapado por su búsqueda. Lo leyó todo, desde la descripción idealizada de Platón, hasta las versiones más disparatadas de los grupos herméticos.

Había visitado todas las posibles Atlántidas de la Tierra y había coleccionado cuanto documental, libro o folleto turístico que se había cruzado en su camino. Lo sabía todo sobre esa nación, lo posible y lo imposible y, aún así, la seguía buscando porque soñaba con ella todas las noches.

Contaba con sesenta años cuando, de la mano de su nieto, descubrió las posibilidades de Internet. Y, entre todos los recursos que descubrió, hubo uno que le hechizó de forma especial, el Google Earth. Desde que lo descargó a su ordenador se pasaba las horas analizando cada centímetro cuadrado del mapa virtual del mundo, intentando…